La playa

Este es mi álbum de fotos "La playa". (Clica encima).

Estas son las primeras fotos, de lo que sería un gran repertorio de imágenes preciosas, que hablan por si
solas..

Que cada mañana, al girar la esquina me encuentre con esto, no tiene precio...


La gaviota


Son esas pequeñas cosas que a veces no se aprecian y cuando no se puede disfrutar de ellas, es entonces, realmente cuando se valoran como se debe. La playa..esa mezcla celestial de arena y agua, que invita a soñar despierto, aún cuando a menudo el espinoso camino de la vida, te atrapa en su realidad.


Gaviotas



La playa, ese pacífico escenario, en el que a diario me acompañan mi inseparable perra y mi cámara, el cual, muestra su cara más desierta, pero la esencia de su existencia.
Como un sol de invierno, que te arropa y te abriga..tiene en sus manos el poder de cargar la energía y transmitir cercanía.

Es curioso, como en estos últimos años, durante el estío, es cuando menos la visito..y creedme si os digo, que el resto del año no tiene desperdicio.. Para mi la playa no solo es verano, es todo el año...



El cielo cercano al mar
 

Estas imagenes tienen un aire nostálgico, verdad? Creo que puedo decir, que me he aficionado plenamente a retratar la playa, en todos sus aspectos y momentos del día..



La gran ola
Agradecido es el tiempo como perseguido, ya que es el mayor tesoro que podemos poseer. Nos obliga y nos da la oportunidad de deleitarnos y empaparnos de la importancia en los sencillos gestos y pequeñas cosas que a veces resultan insignificantes, pero que esconden grandes detalles y ocasiones.

En ciertos días, la playa resulta una cura..te invita a meditar, a relajar, a escapar. Caminar por su orilla despeja y aclara la mente, a menudo sobrecargada..

Lo comparo con la sensación de ser recibida por alguien que te espera con los brazos abiertos y
que sabes que vas a sentir esa paz y armonía tan necesaria..



Caminando por la orilla


Este atardecer es del 30 de noviembre a poco más de las 5 de la tarde,
aproveché para sacar a la perra y como no, mi cámara siempre conmigo,
para no perderme este regalo de la Naturaleza...



Atardecer color de otoño


Y es que cualquier instante es bueno para retratar momentos que aparecen de la nada y lo mejor de todo, sin esperarlo. Cada segundo del día nos puede premiar con un momento único. Esta foto fue dando un paseo por la playa cuando anochecía y una manada de pájaros me acompañaban a su paso.


























Bienvenid@s a mi blog!

Mi foto

Mi momento perfecto es junto a la chimenea, con la persona que quiero, un buen libro, y mirando la cara agradecida de mi mascota, mientras se cuece un bizcocho en el horno...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *